¡El limite no existe!

La discapacidad se puede diagnosticar desde las primeras horas de vida cuando es congénita, pero puede generarse en cualquier etapa de la vida por diferentes causas, sean éstas ambientales, sociales o psicológicas, la discapacidad puede ser cognitiva, sensorial, o física.

Las personas en situación de discapacidad requieren atención especializada e integral, que le permita rescatar su potencialidad y recibir los mismos beneficios que el resto de la población.

Entre los diferentes tipos de discapacidad está la intelectual, la cual hasta hace algunos años era conocida con el nombre de retraso mental, este cambio conceptual sirvió para darle un enfoque multidimensional, para así ver a los sujetos no solo desde sus limitaciones sino desde sus capacidades y potencialidades.

Para poder lograr que una persona en situación de discapacidad logre potencializar sus capacidades primero se debe diagnosticar, clasificar y planificar junto con la familia, educadores, y medios donde la persona con dicha condición se desempeñe estrategias que permitan que el proceso de capacitación se dé oportunamente, a través de las habilidades sociales y adaptativas que tenga cada sujeto.

La evaluación psicológica permite ver qué esferas en las áreas biopsicosociales de cada paciente se ven afectadas para así darle el tratamiento y la derivación oportuna, en muchos casos los factores de riesgo obstaculizan el proceso de inclusión social.

La discapacidad cognitiva se puede comprender como aquella que conlleva a un daño en el procesamiento de la información y el aprendizaje. Entre los tipos de discapacidad intelectual encontramos que se tiene problemas para razonar, planificar, resolver problemas, además de dificultad en el aprendizaje, entre los tipos de discapacidad intelectual se encuentran:

  • Discapacidad leve: en este tipo de discapacidad las capacidades de aprendizaje presentan dificultad, pero pueden desempeñarse en el sistema educativo, profesional y social sin mayor complicación.

  • Discapacidad moderada: en este tipo de discapacidad las personas tienen mayores dificultades a la hora de aprender cosas nuevas, pero pueden tener autonomía y desempeñar actividades mecánicas que no requieran el aprendizaje constante de nuevos procedimientos, las personas son capaces de socializar fuera de sus entornos protectores sin mayor dificultad.

  • Discapacidad grave: la mayoría de estas personas tienen daño a nivel neurológico, la comprensión numérica y lectora es muy baja, el lenguaje suele ser limitado, pero pueden comprender la comunicación si se da clara y concisa, este tipo de población sí requiere apoyo de un cuidador, debido a que se les puede hacer difícil realizar tareas cotidianas, se les considera como impedidas para tomar decisiones legales.

  • Discapacidad profunda: estas personas suelen tener otro tipo de discapacidades graves, se les dificulta comunicarse y movilizarse sin ayuda, pero a pesar de las múltiples dificultades que esta población tiene para llevar a cabo actividades cotidianas, no se debe descartar la posibilidad de incluirlas en actividades en el hogar y la sociedad.

 

??Cualquier vida es única e irrepetible y tiene tanto valor como otra. Si hubiese una vida sin importancia, ninguna sería importante.? (Olga Bejano)

 

0 Comentarios

No hay comentarios.

Deja tu comentario